Esculpir la bidimensión. Sobre Intersticios de Valeria Calvo


[este texto acompaña la exposición de Valeria Calvo, “Intersticios”,
en Galería Ensemble. Abril 2017]

Así como los contornos y planos de colores en sus obras más recientes se rebelan contra la bidimensionalidad del plano, el mismo proceso de trabajo exhibido bajo el título de Intersticios parece ir hacia adelante y hacia atrás, hundirse y proyectarse en el lienzo con una misma fuerza. Si remontamos el derrotero de hipótesis visuales que Valeria Calvo viene planteando en sus exposiciones anteriores, El horizontees una línea cualquiera y La ilusión de un perpetuo movimiento, podríamos encontrar las claves de acceso a las piezas actuales las que, a todas luces, exhiben un poder de síntesis antes no presente. Ya desde sus títulos, las series anteriores nos hablan de una épica de la pintura en tanto práctica de la ilusión y ejercicio del artificio por superar lo planimétrico.

Lo ilusorio, en sus series anteriores, tenía que ver con la construcción de un espacio para esa pintura, como señala Eduardo Stupía “un espacio sin centro ni ejes categóricos, sometido a la influencia de una suerte de sinergia rotatoria, de cuya movilidad percibimos instantes congelado […] van a encontrar su sentido no en laprovisoriedad de su ubicación circunstancial sino en la alusión a un perpetuo movimiento”. Si en las series anteriores el juego de abstracción orbitaba sobre ciertos referentes más o menos opacos –los juegos de plaza y la arquitectura modernista vernácula– en su última producción la artista comienza a citarse a sí misma, a recurrir a dispositivos probados en ese pasado cercano y ahora empujados a ocupar la batalla de signos por sí sola. El plano rebatido y el facetamiento con los que antes generaba el espacio donde ubicar la  representación del Palacio Municipal de Guaminí de Francisco de Salamone, flotante e inmanente al juego de la armadura representativa, hoy ya no están al servicio del gran tema de la pintura –trascender la bidimensionalidad, negarla con el devenir de líneas y formas– sino que se organizan en torno a un centro gravitacional interno.

La síntesis, a la que Calvo abreva tras lo que parece ser un estudio pormenorizado de sus propios procedimientos, da como resultado una composición pictórica que parece estar más cerca de la escultura que de la propia disciplina de superficie. Si bien su obra siempre provocó inteligentemente la mirada del espectador, con “pequeñas trampas, deliberadas alteraciones y discretas, casi imperceptibles anomalías estructurales, cercanas por momentos a las ilusiones ópticas”, en Intersticios la invitación parece estar más cerca de lo netamente abstracto, sin una historia, sin una locación aparente, sin que pueda un cuerpo ocuparla, al mismo tiempo que actualizando las investigaciones de los maestros del universo concreto tanto más pendiente de lo que sucede ahí mismo en el concierto de colores y formas. Estás pinturas y en especial los calados–que podrían pensarse como ejemplos de la vigencia de aquello “inventado” por Rod Rothfuss para el Grupo Arturo– son piezas cercanas a un método artístico de investigación propio de la escultura en donde los vacíos, los ingresos y las proyecciones constituyen la sintaxis propia de lo que sucede en la pieza (no es menor, entonces, señalar que Valeria estudió escultura en sus años de formación como artista). Se trata, en todo caso, de situaciones autocontenidas que aparecen en no-espacios conceptuales –referidos como el blanco del lienzo–, propuestas de volúmenes a partir de sutiles variaciones de tonos para un mismo color, el recurso a la oblicua y a la superposición para seguir hablando –a pesar de todo lo dicho antes, no olvidemos que Calvo se cita a sí misma en tanto a las operaciones que usa– acerca del espacio.

Lo que antes aparecía como el momento congelado de un estallido de formas, ahora se encuentra conectado por líneas, contornos, volúmenes sugeridos, siluetas, que van guiando la lectura de la superficie de uno color al otro, de una figura a la otra, de un recorrido de línea a la siguiente. Son, sin duda, piezas que reclaman para sí la más absoluta abstracción en tanto lo que describen ya no son formas en el espacio sino fuerzas en el plano metafísico de la pintura. Sus calados, tan cerca de los hallazgos plásticos de nuestra vanguardia concreta, son el mejor ejemplo de esta búsqueda absolutamente abstracta y más allá de cualquier espacio ficcionado: sus calados “son” en el espacio, lo definen por exclusión. Aquí, todo lo que no es pintura, es espacio, contexto de la pintura y, como sucede en las pinturas de “marco recortado” Madí, las piezas así creadas participan de la pintura y la escultura, sin ser ni una cosa ni la otra.

Mariana Rodríguez Iglesias
Nuñez, verano de 2017

Anuncios

Acerca de TRAC

¿qué? TRAC / TALLER DE REFLEXION EN ARTE CONTEMPORANEO ¿modalidad y objetivos? Se trata de un taller teórico-práctico. Se fomentará l
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s