bitácora – Romina Mirko


Lunes por la mañana, luego de intentos fallidos de completar  eternos trámites  en la detestable zona céntrica, tras haberme enfrentado con esas  caras tan rutinarias y sus respuestas monocordes, ¨Venga la semana que viene¨,  ¨Aún no está el papel ¨,¨No es acá tiene que dirigirse a …¨ etc ,tengo toda la intención de realizar mi bitácora ,y me encuentro con más   oportunidades fallidas , los  distintos lugares que deseaba visitar, como Fundación  Osde o el Centro de España se encuentran cerrados, parecía un chiste del destino,  tenía que enviar mi bitácora como lo había prometido y no me quedo más solución que  entrar al incomprensible mundo de Orly Benzacar. Llegué  y por las dudas le pregunto al guardia desde afuera ¨ ¿Está abierto?¨, rogando con todas mis ansias que me dijera que no y eso me obligara a buscar un lugar al que realmente quisiera ir, en lugar de eso me dice ¨Si, pase¨. No termine de decirle ¨Gracias¨ cuando sentí que mi cara se transformaba al ver una pared ocre laminada, al unísono mi vista y  mi cabeza me decían  ¨ ¿Que es esto?¨, en fin trate de no ponerme de mal humor y fui en busca de los desplegables para que me informen un poco, por supuesto estos más  que aclarar oscurecieron todo tipo de explicación, no sé quien es el responsable por esa pared nauseabunda o por que se le ocurrió. Respiré hondo y sigo  al final de ese pasadizo ocre se encuentran unos juguetes, quien los hizo no se sabe, no dice, quizás en el mundo Benzacar y a su sequito no le importa, pero si esperan que alguien compre estos semi autitos dorados y rojos por que sí, están perdidos.  Comienzo a preguntarme, como cada vez que entro a este lugar y veo sus obras  ¨ ¿Es esto arte? ¨  ¨ ¿Por qué? ¨ y a riesgo de sonar fuera de lugar pienso si Da Vinci viera este conjunto de objetos que se autodenominan arte  seguro le daría una golpiza a su desconocido  creador , por atrevido.

Bajo las escaleras esperando observar algo que no me haga perder totalmente mi fe hacia el arte contemporáneo. En la sala de abajo se encuentra la muestra de Florencia Rodríguez Giles, Posesión, el lugar está en penumbras y hay un cartel que invita a ponerse una túnica  para recorrer la muestra, no lo hago, ya bastante con mi mal humor como para sumarle el ridículo. Me encuentro rodeada de ropa desecha y tiras de algodón por el piso, como queriéndose escapar de su lugar  aunque  todas perfectamente custodiadas por figuras geométricas de hierro, doy vueltas sobre cada uno de estos montículos que parecen cumplir una suerte de ritual, hasta que llego a un montículo con hilos que forman un pequeño altar y en el centro de la sala una estructura rectangular, como si fuera una especie de caverna vertical, da refugio a cuadros  con mujeres incompletas, como en agonía, me recuerda a una pira de fuego en las cazas de brujas y allí le encuentro más sentido a la obra, esas mujeres son cada uno de los montículos, los cuales cumplen la función de dejar sus huellas , de no avalar su ausencia . El silencio absoluto que reina en la sala ayuda a la comunión entre la obra y mi  persona, única  espectadora de las almas en pena de estas hechiceras, lo único que desalienta el ritual es el piso de madera de la plataforma que hace ruido a cada uno de mis pasos.

Antes de irme toco las túnicas que me negué a ponerme al comienzo del recorrido y les encuentro más sentido, su pesadez, su color, y su textura eran inseparables al sentido de comunión con la obra, quizás si la hubiera usado la experiencia hubiera sido completa. Antes de salir del lugar, con curiosidad abrí el desplegable para conocer a la artista y la obra, para mi sorpresa este no decía nada  sino que muestra un garabato infantil como toda explicación, y pienso para mis adentros ¨  Evidentemente no entendí la muestra ¨  no me extraña, nunca entiendo nada de lo que sucede en Ruth Benzacar, pero al menos, dándole mi  propio sentido, no sentí esta muestra como una tramite más de  los que tuve que hace ese día.

Romina Mirko

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s