reseña – Louise Bourgeois por Silvina Pirraglia


Algunos chispazos sobre Louise Bourgeois en Proa.

“Esta noche un gato lloró tanto que sentí una de las más profundas
compasiones  por lo que está vivo.
Parecía dolor y, en nuestros términos humanos y animales, lo era.
¿Pero sería dolor, o era “ir”, “ir hacia”? Pues lo que está vivo va hacia”.
Clarice Lispector

Simplemente me venía desacostumbrando. Sí, tal vez sea eso. Lo que quiero decir es que ya no son tantas las oportunidades que se nos presentan para comprobar cuán implicada puede estar la vida e historia personal de un artista en su obra.

La obra de Louise Bourgeois lleva ea marca a fuego. Su arte fue la forma que ella encontró de canalizar, explorar, ¿entender?, reparar y procesar sus estados de ánimo, sus emociones y relaciones interpersonales (en especial las familiares -las más fundacionales-, hay que decirlo).

Dicho esto, ¿Cómo se accede a su obra sin caer en lecturas fáciles? ¿Cómo abrazar la obra de una artista tan prolífica, inclasificable, que vivió hasta los 98 años y trabajó hasta poco antes de morir y que no adscribió formalmente a ningún manifiesto ni movimiento artístico? Además, ¿qué ocurre cuando nos enfrentamos a la obra de alguien que trabajó sobre múltiples soportes y materiales? Tal vez haya una llave ahí que nos permita empezar a hablar…

 

“My emotions are inappropriate to my size.
My emotions are my demons …
It is not the emotions themselves,
it is the intensity of the emotions,
too much for me to handle …
that’s why I transfer the energy into sculpture.”

Louise Bourgeois

Si no supiéramos nada sobre Maman ni sobre su autoría, ¿cuán probable sería adjudicársela a una mujer? Históricamente la escultura monumental es masculina. De buenas a primeras uno imagina que se requiere de cierta fuerza física para el manipuleo de materiales semejantes.

Pero Maman, esa cazadora gigante que intimida por su tamaño y frialdad, pareciera responder a otras fuerzas: las internas, las del deseo (las más poderosas en la vida de un ser humano) y confirmar el nivel de intensidad y desmesura emocional que desencadena el proceso creativo.

Maman, en mi opinión, se vuelve más interesante cuando se la lee en relación a otras obras.

Me atrevo a decir que por sí sola la temática se (me) agota rápido (ya sabemos lo particular, intenso, problemático e irrepetible que puede ser el vínculo madre-hijo/a). Pero si, por ejemplo, la hacemos funcionar en relación a obras como The Reticent Child, aparecen otros matices: embarazo y un nacimiento que se demora. Las madres son las que aparecen mutiladas y no podrán abrazar a ese niño que llega, ha llegado o está al nacer. El vínculo representado sigue siendo conflictivo, pero cual estructura en espiral, vuelve al síntoma pero desde un lugar distinto. Poco importa si la obra habla sobre su propia maternidad, si los bebés representados son su propio hijo y la figura masculina es su propio hijo devenido en hombre, su marido, o su niño interior. O si el uso del espejo cóncavo refleja la escena y la replica y nos permite a nosotros mismos vernos reflejados (implicados). Lo cierto es que la obra de Bourgeois en su totalidad,  nos habla de manera poética, generando tensión, abriendo caminos, levantando muros, dando pistas que luego hace estallar… Su obra, al igual que el psicoanálisis, es una experiencia hacia la reflexión y el autoconocimiento, un trabajo exquisito (y tortuoso) sobre la memoria y, tal vez, su propio camino hacia la cura.

Louise Bourgeois, quien ha trabajado incesantemente sobre el tema de la falta, fue paradójicamente una artista completa. Se me ocurren pocos ejemplos dentro de la historia del arte del siglo XX (y en particular del siglo XXI, donde se tercerizan muchas producciones) que hayan dominado de manera tan magistral y rigurosa, las distintas técnicas y oficios.

Su obra habla de manera íntima, confesional, en ocasiones a los gritos, sobre lo que está en el aire.

Silvina Pirraglia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s