ejercicio visual – Virginia Córdoba


Tamara en Bugatti Verde

Denotacion y connotacion

  • Influencia art deco (línea recta, geometría, ciertas líneas duras, solidez las formas)
  • Mujer etéreas, con ropajes flotantes y dedos largos, da una impresión férrea y escultural por la pincelada pulida y los marcados contrastes de luces y sombras
  • Pincelada y color limpio
  • Precision en el dibujo y las formas
  • Formas sinuosas, sugerentes, limpieza y morbidez. Fuerza, mirada perdida/ausente, melancólica, esta sin estar. Mujer moderna, revolucionaria
  • Atractiva utilización del color, mujer atractiva pero que al mismo tiempo rechaza
  • Robustez
  • Referencias a la Belle Epoque (miradas melancolica como diciendo toda epoca anterior fue mejor)

Referencias Artista

  • Belle Epoque – Nuevos valores de las ciudades europeas, fe en la tecnologia y en la ciencia. Progreso
  • Feminismo y revolucion

Critica Revista REBELION  – Higinio POLO

Arte burgués, sin contenido trascendente – En está obra la elegancia, el snobismo, la pretendida sofisticación de unos medios que persiguen la espuma de la vida, unida al gusto por los pozos oscuros de los paraísos prohibidos que, frecuentándolos, otorgaban a esos burgueses aburridos el aura de una modernidad resplandeciente entre sus propios medios. Incluso la satisfacción por escandalizar al burgués comedido, tradicional, es una máscara, que retrocede horrorizada ante las palabras de Breton cuando mantiene que el arte auténtico tiende a la destrucción de la sociedad capitalista.

Hoy, aunque ya a mediados de los noventa pagaban por uno de sus cuadros casi dos millones de dólares, su pintura corre el riesgo de convertirse en motivo para calendarios de la mesocracia sin criterios artísticos, y en objeto del deseo de nuevos ricos hollywoodianos, como la cantante Madonna o el actor Nicholson, que coleccionan sus cuadros, y a quienes atrae el toque de justa depravación que tanto gustaba en los años treinta. Tamara y sus amigos buscaban la vida exquisita, la sensualidad limpia que muestran sus cuadros, aunque la pintora husmease marineros envueltos en sudor de pobres. No perseguía el arte, sino el dinero, y lo tuvo casi siempre. Su muerte dejaba unos desnudos atrayentes, una leyenda de la dura Europa de entreguerras, y unos ojos de cocaína a bordo de un Bugatti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s