Bitácora TRAC – Hernán Worthalter


Cuando escuché el domingo a un grupo de jovenes en la puerta del Centro Cultural Recoleta hablando sobre cuan buenas estaban las vedettes del Recoleta (por no decir lo que escuché literalmente) lo primero en lo que pensé fue en una muestra fotográfica donde los cuerpos femeninos serían partícipes necesarios y principales.
Sin embargo, la muestra de Luna Paiva sobre vedettes relega a un último plano la figura humana para realizar casi un estudio sociológico sobre esta profesion.
Las fotos muestran a las mujeres posando con sus, por decirlo de alguna manera, uniformes de trabajo pero en la intimidad de sus hogares. Algunas en sus habitaciones, en el patio e inclusive hasta en la cocina.
Quizas lo que más me haya impactado haya sido el despojo de los espacios y el caracter efímero de sus pertenencias en el rincón más intimo de sus vidas: apenas equipos electrónicos, celulares o televisores ultra chatos. Como si pareciera que no hay lugar ni tiempo para pensar en decoración en las carreras profesionales de las que se inician.
Pero, como un linea de tiempo evolutiva, algunas como Isabel Sarli aparecen trascendentales en el tiempo y la fotógrafa la consagra cual reina en su palacio. La majestuosidad del ambiente me pareció reflejar la idea de destacar otra generación de vedettes más alejada del sueño efímero de la fama que se busa por todos los medios posibles.
La sensación de trascender cuando los plazos son cortos parecerían dejar de lado el goce del hogar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s